La mejor forma de retener información


Un buen profesor/formador es importante ...

Identifica los conceptos clave, los explica para que se comprendan, transmite su importancia.

Pero no es suficiente.

Porque no conseguirá que se retengan esos conocimientos o solo una pequeña parte.

Y la información que no se retiene, no sirve para nada.

La única fórmula descubierta hasta la fecha para retener información es reestudiar y repetir los conceptos una y otra vez hasta que los aprendes.

Eso lo sabemos todos los que hemos estudiado alguna vez. 

Cuando ibamos al cole, repasábamos los mismos conceptos una y otra vez (clase, deberes, estudio para examen parcial, final).  Por ello retuvimos parte de lo que aprendimos.

Eso está claro.

Lo que no está tan claro es cada cuanto deberíamos repasar los conceptos para maximizar la retención y retenerlos durante mucho tiempo…

¿Cuántas veces y cada cuánto deberías repasar la información para retenerla?

¿Sirve repetirlo muchas veces en un corto espacio de tiempo?

Cuando estudiaba en la Universidad,  a veces me pasaba la noche antes de un exámen estudiando. Eso, que era efectivo para recordar los conceptos y aprobar el examen.. incluso sacar buena nota... no me ayudaba a recordar esos conceptos durante mucho tiempo.  Al poco tiempo, los olvidaba.

Repetir los conceptos muchas veces en un periodo corto de tiempo, ayuda a retener los conceptos... pero durante poco tiempo.

La mejor forma de retener conceptos en el tiempo es el repaso espaciado.

La ciencia lo ha confirmado.

¿Qué es el repaso espaciado?

El repaso espaciado o spaced repetition es una técnica de aprendizaje que se basa en repasos en intervalos de tiempo cada vez mayores.

En 1885, Hermann Ebbinghaus descubrió que la habilidad del cerebro para retener la información decrece exponencialmente con el tiempo (Figura 1). A esto lo llamó la curva del olvido (forgetting curve). La velocidad de olvido depende de un gran número de factores como la dificultad de lo que se aprende, su importancia para el alumno o factores psicológicos tales como el estrés o el cansancio. La variable que mayor correlación tiene con la velocidad de olvido es el tiempo que transcurre desde el aprendizaje. Cuanto más tiempo pasa, mayor información se olvida.

 

 

Figura 1.En el momento en el que se aprende un concepto, su memorización es completa. A medida que pasa el tiempo, la retención disminuye hasta que se olvida casi todo.

En 1939, el profesor Herbert F. Spitzer desarrolló su teoría sobre el repaso espaciado o spaced repetition. En ese año, Spitzer probó los efectos del repaso espaciado en 3600 estudiante de Iowa y concluyó que era una técnica de aprendizaje mucho más efectiva. La técnica consiste en aprender determinados conceptos y luego repasarlos en determinados intervalos de tiempo.

La principal aportación de Dpitzer  fue  demostrar que la clave para retener nuevos conocimientos estaba en el tiempo que transcurría entre repasos. Demostró que esos periodos debían ser cada vez mayores.  Dicho de otra forma, el tiempo que debía transcurrir desde la memorización hasta el primer repaso era menor que desde el primer repaso hasta el segundo (Figura 2).

A modo orientativo, el primer repaso debe darse al día siguiente del aprendizaje. Después, el resto de repasos se irán sucediendo en periodos de tiempo que se irán duplicando con respecto al repaso anterior.

 

 

Figura 2. En el momento del aprendizaje, la memorización de la información es completa (cuadrado azul). A medida que pasan los días, la retención de esa información disminuye (línea azul), Cuando se hace el primer repaso (cuadrado rojo), volvemos al 100%. A partir de ahí, la proyección de la curva del olvido baja menos (es decir, olvidamos menos), por lo que el segundo repaso tarda más tiempo en llegar que el primero (cuadrado azul marino). El proceso se repite, por lo que el siguiente repaso se dará en un tiempo todavía mayor que el que pasó entre el primero y el segundo (cuadrado verde). De esta forma se consigue que cada vez se retenga la información durante más tiempo y se olvide menos.

Al ver este gráfico, se entiende mucho mejor por qué repetir muchas veces el mismo concepto en un corto espacio de tiempo (el día antes del examen), te ayuda a aprobar el exámen, pero no a que retengas esos conceptos mucho después.

Otros estudios, como Spacing and lag effects in free recall of purelists de Michael J. Kahana, llegan a la misma conclusión; la repetición de los conceptos aumenta la memorización.

El sistema de formación ideal debería tener una parte importante del foco en la retención.  Porque la información que se aprende y no se retiene, no sirve para nada.

WiserTeams maximiza la retención a través el recuerdo espaciado.  Además, maximiza la comprensión y aplicación de los conceptos aprendidos a través de los tests.  Estos tests, consiguen que la formación sea entretenida.

También usa la gamificación para aumentar la motivación.

Es muy fácil de implantar porque se utiliza en sesiones breves desde el dispositivo móvil.

Y... maximiza la generación de ideas, recogiendo las mejores prácticas.

Si te gustaría entender como WiserTeams puede ayudar a tu empresa, ponte en contacto con nosotros.